Publicado el por en Política.

FarcEscopetarra
“¿Esto les importa nuestra lucha?”, parece cuestionar un irritado Iván Márquez.

Un inesperado obstáculo ha surgido en la mesa de negociación entre el Gobierno y las Farc en La Habana.  Según han podido establecer fuentes cercanas al proceso, cuando menos lo esperaban los representantes del Estado, las conversaciones llegaron a un punto muerto por cuenta de un escollo que no estaba en los cálculos de nadie.

El problema al parecer surgió cuando en una conversación casual se llegó a la pregunta de qué hacer con las armas de la insurgencia en caso de firmarse un acuerdo que los obligue a entregarlas. En ese momento una integrante del equipo negociador gubernamental tomó la palabra y dijo algo así como:  “uff, mks yo soy reamiga de César López, le puedo decir que agarremos todos esos fusiles y los convirtamos en escopetarras, sería la chimba, las podríamos vender en todo el mundo y con eso recoger fondos para la reinserción, hasta podríamos subastar algunas firmadas por todo el secretariado”.

A la propuesta le siguió un largo e incómodo silencio.  Minutos después, un muy irritado Iván Márquez se habría levantado solo para decir que esa propuesta le parecía un insulto a cinco décadas de lucha revolucionaria, que ellos no se habían alzado en armas, no habían ofrecido miles de vidas de camaradas caídos para que todo terminara en unos fusiles convertidos en escopetarras, que consideraba que esa propuesta era reveladora del respeto y la visión que de ellos tenía el Gobierno y en esa medida se levantaban de la mesa por un “tiempo indeterminado, mientras sanen las heridas”.

Comentarios

Comentarios