Publicado el por en Deportes.

Día agridulce para el Junior de Barranquilla. Se conoció que durante el pasado puente festivo, y mientras nadaba con fines recreativos en inmediaciones de Puerto Colombia, el popular tiburón Willy cayó en las redes de un barco pesquero japonés que realizaba una faena sin la debida autorización de las autoridades ambientales colombianas.

Willy, quizás el tiburón más famoso de Colombia, ejerció como mascota titular del equipo barranquillero desde marzo de 2007, cuando heredó el cargo de su padre, Estiven Chark.

Fue contratado gracias a su carisma, sonrisa amplia y afinidad con las cámaras, pero sobre todo por la falta de rivales en los castings de escualos por tratarse de una especie en serio riesgo de extinción debido a prácticas de pesca, como la que finalmente lo llevó al cielo de los tiburones.

Autoridades investigaron algunas versiones según las cuales la aleta dorsal de la mascota reposaría en el fondo de un caldo para la impotencia sexual, lo que ha traído algo de consuelo a los familiares: “tú sabes, nosotros siempre hemos sido muy abiertos con todo esto de la sexualidá, es algo que consideramos natural y bello, humano. A veces los hombres no nos entienden, como cuando Willy esa tarde le demostró a la Muñeca su afecto pero a través del lenguaje de los cuerpos. El caso es que si su muerte sirvió para volver a traer fuego a una cama matrimonial, tal vez valió la pena”.

Sin embargo, y para mayor dolor de sus allegados, las primeras indagaciones dan casi por sentado que su carne ha sido exportada ilegalmente a Japón.

Lo cierto es que el famoso escualo estaba en la cúspide de su carrera. Se encontraba, aseguró una amiga, ad-portas de incursionar en la televisión por cable. Estaba en la mira de Discovery, canal que adelantaba una ardua búsqueda, cada vez más difícil debido a la acelerada disminución de la población de estos animales, de un tiburón mediático y con muchos seguidores en redes sociales con motivo del MES DEL TIBURÓN que se avecina. El canal ahora deberá recurrir a tiburones generados por computador para no detener su línea de producción, del mismo modo en que se han reemplazado actores fallecidos durante el rodaje, como Paul Walker y Brandon Lee.

Pero Discovery no ha sido el único afectado. La crónica escasez de escualos tiene en ascuas a la división de producción de la conocida agrupación Proyecto Uno,  que cada vez ve más difícil conseguir uno para los conciertos en el que el éxito del mismo nombre es incluido en el setlist al punto que no se descarta reescribir la letra para que el espacio del tiburón sea llenado por una tilapia de criadero.

La buena noticia es que ya está listo su reemplazo como animador del Junior. Se trata de Damaris, una intrépida y veloz estrella de mar. Su arribo ha generado gran alborozo entre la parcial, llevando incluso a cientos de hinchas a volcarse a las calles eufóricos, esta vez sí con sustento real, por la llegada de una estrella.

Comentarios

Comentarios