Publicado el por en Bogotá.

Ante el caos que de un tiempo para acá se ha apoderado del ingreso contracultural, popular, solidario y antimafioso a Transmilenio -término con el que la Bogotá Humana se refiere a los populares colados-, la subdirección de prácticas tradicionales, informales y patrimoniales del sistema puso en marcha una campaña pedagógica para que quienes opten por esta manera de utilizar los artículados lo hagan siguiendo unas mínimas normas de comportamiento, entre ellas hacer fila.

A juzgar por estas imágenes, divulgadas por la dependencia en cuestión, la iniciativa ha sido exitosa. “Aunque tenemos claro que la fila es un embeleco burgués para alienar al pueblo, en este caso hemos hecho una excepción. Y nos agrada ver que ha funcionado. Como premio, a partir de abril les estaremos entregando a nuestros usuarios resistentes un refrigerio compuesto por una cajita tetra-pack de chicha y una barrita de quinoa orgánica y macrobiótica aderezada con la semilla de la revolución”, afirmó Yira Polanía, funcionaria a cargo de estos asuntos.

 

Comentarios

Comentarios