Publicado el por en Deportes, Internacional, Judicial.

Uruguay espera volver a celebrar, pero esta vez en un contexto de austeridad.
Uruguay espera volver a celebrar, pero esta vez en un contexto de austeridad.

El difícil momento que vive la dirigencia del fútbol suramericano que incluye la congelación de las cuentas de la empresa propietaria de los derechos de televisión de la Copa América, que son, como es bien sabido, la principal fuente de ingresos de la Confederación Suramericana de Fútbol ha obligado a su plana mayor a buscar alternativas para no quedarle mal a los jugadores y poder premiarlos como es debido.

Gracias a una gestión de la gigante chilena Falabella, cada integrante del equipo ganador recibirá una tarjeta de crédito con cupo de 5.000 dólares. Así mismo, el supermercado Jumbo, también del país austral, entregará a cada jugador y a cada miembro del cuerpo técnico una ancheta con variedad de productos de delikatessen, salsamentaria y una botella de vino, chileno, por supuesto.

Así mismo, el comité organizador aceptó el gentil ofrecimiento del comité cívico de la VII Región que donó una Llama para entregársela al subcampeón. El animal, de nombre América, estará presente el próximo 4 de julio en el estadio Nacional de Santiago mas no se le autorizará pastar para no alterar las excelentes condiciones que ha demostrado hasta la fecha el gramado. La escuadra que ocupe el segundo lugar también se ganará el derecho a organizar una fiesta con la participación de la banda tributo de la reconocida agrupación “Los Prisioneros”.

Por último, el onceno que gane el partido por el tercer puesto se hará acreedor a un pingüino con moño ofrecido por Centro de Estudios de la Antártida Chilena con su respectiva pecera y dotación de hielo por seis meses. Así mismo, cada miembro del plantel tendrá derecho a un alambre de cobre conmemorativo.

Se espera que ante la perspectiva de tan atractivas recompensas el nivel del torneo aumente en las tres rondas que restan.

Comentarios

Comentarios