Publicado el por en Bogotá, Innovación, Política.

el peluche de rafael pardo se vende en los semáforos a $8.000
El peluche de Rafael Pardo se vende en los semáforos a $8.000

Los semáforos de Bogotá, principales generadores de empleo de la ciudad y, según informes recientes del Dane, de todo el país, tienen ahora un nuevo producto: el Rafael Pardo de peluche.

Este peculiar muñeco, que es el furor entre románticos, no es producto de una campaña de cultura ciudadana, sino fruto del ingenio de un empresario paisa que vio en el cambio de alcalde de la capital la oportunidad para vender los miles de muñecos que había importado en un container desde China y de los que no se había podido deshacer.

John Jairo Betancur, el visionario paisa, nos cuenta su historia:

“Yo llevaba como 6 meses enhuesado con los muñecos esos ahí en una bodega de Sanandresito. Nadie los compraba, pero el día que nombraron alcalde encargado al doctor Pardo, mi hija empezó a abrazar el televisor. Yo creí que se me había vuelto boba la niña, pero cuando vi el parecido con el muñeco entendí todo y salí corriendo a la bodega. Se vendieron 2000 en el primer jalón. Fue tal el éxito que y ya encargué otro container a China.”

La fiebre del peluche de Rafael Pardo ya ha trascendido los semáforos y el muñeco que se consigue a $8.000 en los semáforos, ya se vende como pan caliente en miscelánea, juguetearías y Cades de toda la ciudad. También se obsequiará uno a ciudadanos que paguen su predial con dos semanas de antelación, perfumado, además, con colonia Roger Gallet, la preferida del burgomaestre temporal.

Con el furbypetro se espera competir con el peluche de Pardo.
El FurbyPetro espera competir con el peluche de Pardo.

En medio del furor que este muñeco ha desatado, los funcionarios de la saliente administración ya preparan el FurbyPetro, un muñeco con el que planean arrebatar una tajada de este mercado.

“En cuestiones de alcaldes y muñecos, ¡no acepte imitaciones! El único muñeco-alcalde es el que yo vendo”, recalca el señor Betancur mientras guarda un fajo de billetes en su carriel.

Comentarios

Comentarios