Publicado el por en Innovación, Tecnología.

 Sudorosos, asustados, pero sobre todo completamente extrañados por el sitio en el que se encontraban, pudimos entrevistar en exclusiva a Fritz Beckenbauer y Guillaume Hasselhoff, profesor emérito y decano de la Facultad de Ciencias Aplicadas de la Universidad de Ginebra en Suiza, respectivamente, quienes a pesar de la fuerte deshidratación que sufrían, pudieron contar a Actualidad Panamericana por qué se encontraban en nuestro país.

Narraron que 5 años atrás recibieron en el CERN (el Centro Europeo para la Investigación Nuclear), un correo electrónico de una Universidad en Colombia, interesada en la investigación que estaban realizando y se ofrecieron a replicarlo sin problema en el país.  Confundidos por el país de procedencia y pensando que los habían contactado de una Universidad de Columbia, Estados Unidos, comenzaron a enviar el dinero para financiar un segundo Colisionador de Hadrones.

“Se les notaba mucho el interés, cuando por alguna razón nos demorábamos un poco en enviar el dinero nos escribían inmediatamente para recordárnoslo. Nos daba un poco de pena incluso ya que lo suizos somos muy puntuales y estrictos, pero ellos nos sorprendían” expresó el Profesor Beckenbauer “además decían que lo iban a construir en Las Vegas, lo que nos pareció el sitio desértico perfecto para un proyecto de este tamaño” recalcó Hasselhoff.

Comentaron además que al recibir fotos del sitio de la construcción parecía ser más que ideal, completamente desértico, alejado de cualquier población y al parecer subterráneo “porque en las fotos que mandaban, era siempre el mismo terreno, con tal vez un par de huecos por allí otros por allá, pero no se veía avance alguno, seguro la Universidad de Columbia lo manejó muy en secreto”, dijo con orgullo, pero cargado de preocupación Hasselhoff.

Fue así como después de 5 años enviando puntualmente el dinero para financiar la obra, decidieron tomar un avión para supervisar personalmente el avance del proyecto, por lo que el gobierno suizo decidió prestarles un avión privado para que ellos dos, junto con un comité científico pudieran viajar.  “Como el pueblo donde se estaba realizando la obra no tiene aeropuerto, preguntamos por el más cercano y buscando en el traductor indicamos al piloto que nos dirigíamos a ‘Small Water’ cerca Las Vegas” agregó Fritz.  La confusión se dio porque Las Vegas es un corregimiento de Curumaní, en el Cesár, departamento colombiano.

“Al llegar, nos asustamos mucho” dijo con voz angustiada Guillaume “nadie nos estaba esperando, no había nada, ni los huecos de las fotos, ni Colisionador de Hadrones, ni nada” estallando en llanto.

Un grupo de los científicos pidió ayuda para ser trasladados a la Embajada de Ginebra en el país, pero luego de percatarse de que existen muchas en todo la geografía nacional, solo se ha recibido un mensaje de su parte diciendo que les ha encantado el sancocho de gallina cocinado en leña.

Otra comisión, luego de buscar ayuda en la alcaldía de Curumaní, ha logrado llamar la atención de algunas organizaciones nacionales que se han hecho presentes con camisetas que dicen “IT’S Colombia, NOT Columbia”, y ante la insistencia del equipo científico pudieron ser acompañados a la dirección de la Universidad que captó los recursos durante 5 años, pero al llegar descubrieron que en el garaje donde operaban ya no existe la prestigiosa Universidad de Columbia si no una peluquería llamada “Tú Cambiarás”.

El profesor Hasselhoff, muy preocupado por esta situación solo accedió a contestar una última pregunta y pudimos averiguar que efectivamente es primo tercero de David, actor que salía en Guardianes de la Bahía, a quien dijo solo ver en los diciembres.  Al tratar de obtener más información sobre esto se negó a contestar más preguntas.

Por último, muy atento a esta situación, el gobierno nacional ha enviado una comisión científica encabezada por Albeiro Piñacué, alto funcionario de investigación nuclear en el país y representante de Colciencias para tratar de aclarar los hechos y de resolver el gran interrogante aquí: ¿qué es y para que sirve un Colisionador de Hadrones?

Clodomiro Vargas
Enviado especial de Actualidad Panamericana
Curumaní, Cesár
 

 

Comentarios

Comentarios