Publicado el por en Política, Tendencias.

Un mico de última hora en la nueva ley que rige la elaboración de los platos típicos y patrimoniales del país amenaza con generar una gravísima situación de orden público. Sin que se sepa a esta hora el nombre de quién lo introdujo, el caso es que un artículo de la norma suprimiría definitivamente el arroz de la lechona.

Tal decisión ha generado, como era de esperarse, una polarización solo equiparable a la del gusto por la pizza hawaiana o a la de la presencia o no de bocadillo en el pandebono. Y es que este asunto ha sido motivo de acalorados debates desde tiempos inmemoriales, sobre todo en la región del Tolima grande.

Algunos puristas del plato en la zona del Espinal han insistido acaloradamente que el arroz lo profana, mientras que representantes de corrientes más vanguardistas han reiterado “que el arroz no solo es la esencia del mismo sino que es el mejor canalizador de un diálogo de sabores que celebran la diversidad y el pluralismo de nuestro patrimonio gastronómico. Claro, no cualquier tipo de arroz, en eso sí hay que ser rigurosos, sino con marcas top como, diga usted, Florhuila”, declaró uno de sus mayores defensores.

“No podemos seguir asumiendo los platos típicos como un corpus estático. Es hora de que les demos rienda suelta para que avancen y se sintonicen con el nuevo país, una lechona sin arroz, es por lo tanto, una oportunidad sin igual para que las futuras promesas de la escena gastronómica innoven y nos sorprendan. Es un verdadero lienzo en blanco”, explicó, desde la otra orilla, Marcel Boadosantos, chef de la escuela Gastón Ferrol de Bogotá.

Dada la tensión, y con el ánimo de encausar las diferencias que surgen en la sociedad por los canales democráticos, congresistas de Huila y Tolima introdujeron una proposición, también de última hora, para que sea el pueblo quien decida a través de un plebiscito, aprovechando las elecciones legislativas el próximo mes de marzo.

Embajadora de Florhuila, la modelo y empresaria Claudia Bahamón ha dicho que como parte de las funciones de su cargo estará encantada de ejercer de jefa de debate de la campaña por el sí a este nutritivo cereal en la lechona y poner fin a la discusión, que tiene a más de uno “arrozudo”. Fanáticos del insulso serán los promotores del voto en blanco, furiosos por no haber sido incluidos en la consulta.

Y usted, ¿cómo prefiere la lechona? cuéntenos con el numeral #NaturalmenteEsMejor

Comentarios

Comentarios