Publicado el por en Aunque usted nos lo crea, Economía, Nacional.

Al darse cuenta de que obtienen las mismas ganancias, muchos agentes de bolsa, ahora son agentes de tránsito

Una nueva noticia en el ámbito bursátil colombiano ha causado estupor, pero esta vez no es por cuenta del alza del dólar o el desplome del petróleo, sino por la masiva deserción de altos ejecutivos de las firmas del sector financiero para ingresar a las filas de la policía de tránsito.

Canqui Casas-Pombo, antiguo agente de bolsa y ahora patrullero asignado al cuadrante vial de la Ruta del Sol explica los motivos de esta migración laboral:

“Mka, la verdad es que con la baja en los commodities la situación de este país y todos los emergentes se puso enredada, tenía que estar apalancándome y embolatar a la super. Por eso me volví agente de tránsito. En este sector las ganancias llegan con tan sólo decir ‘arreglemos’ y si la cosa se pone muy peliaguda pues pides para la gaseosa. Estoy cansado de rumores de frenón en la economía china y la salida de Grecia de la Eurozona. Hay que ir donde está la plata y la plata está aquí.”

Las condiciones laborales también influyen en la decisión de abandonar la bolsa.

“En la bolsa tienes que estar pendiente del IBC, el dow jones, el nasdaq… Ay no,  el estrés a lo bien que es terrible y a veces tienes pérdidas. Acá en el tránsito sólo tengo que estar pendiente del celular para chatear, ver porno y ocasionalmente del pico y placa. Si las ganancias son las mismas, ¿por qué me tengo que matar en la bolsa?”

El sector financiero ha tomado cartas en el asunto y para frenar el éxodo laboral ha implementado medidas como vacas mensuales para el carro de los corredores caídos en desgracia, creación del reinado de la calle 72 y el día del chupa, donde se les permite a los corredores de bolsa ir a la oficina con chaqueta verde fosforescente y pedirle mordidas a los compañeros mal parqueados.

Por su parte la Policía Nacional mencionó que sus puertas siempre estarán abiertas para jóvenes emprendedores y amantes de la adrenalina.

Comentarios

Comentarios