Publicado el por en Bogotá, Entretenimiento, Innovación, Miscelánea.

KissPintura

El éxito del concierto de la popular agrupación norteamericana anoche en el estadio El Campín de Bogotá se vio opacado por numerosas denuncias conocidas hoy sobre la venta en las afueras del mismo de pintura para la cara referencia “Pintucaritas” que resultó ser permanente.

Así, miles de fanáticos que esta mañana intentaron remover de su rostro los motivos que buscaban imitar a los de Gene Simmons y Paul Stanley, se llevaron una nefasta sorpresa al constatar que la crema Ponds a la que recurrieron no surtió efecto alguno.

“Es lamentable que sujetos inescrupulosos que quieren aprovechar coyunturas como esta para aumentar indebidamente sus ingresos con base en el engaño. Ya estamos tras la pista, gracias al retrato hablado de los vendedores que hicieron varios patrulleros rockeros que fueron víctimas y que hoy pidieron incapacidad, la cual les fue negada pues consideramos que ese aspecto bien puede coadyuvar en el propósito de intimidar el hampa”, declaró el comandante de la Policía Metropolitana de Bogotá, general Humberto Guatibonza.

Y es que muchos de los afectados tuvieron que pasar por el incómodo trance de llegar a sus lugares de trabajo con un aspecto que, según reportes, produjo o risa o pánico entre sus colegas, no hubo término medio. El caso más sonado fue el del piloto de una reconocida aerolínea que al ingresar al avión asignado para el vuelo Bogotá-Pereira esta madrugada produjo una desbandada de los pasajeros que se negaron a volver a abordar hasta tanto la empresa no les garantizara un cambio de tripulación.

Lamentable fue también el caso del odontopediatra que, minimizando el hecho, no le importó recibir a su primer “pacientico” del día en tal condición, lo que produjo en el menor un colapso nervioso del cual se recupera a esta hora en un centro asistencial del Norte de Bogotá. Algo similar ocurrió con dos clientes adultos mayores que madrugaron a hacer fila en una sucursal bancaria y al toparse con tan inesperada sorpresa por cuenta de la persona que los atendió, sufrieron desvanecimientos que, por fortuna, no pasaron a mayores.

Ante la emergencia, la Fiscalía anunció en concurrida rueda de prensa con show de luces, humo y sonido, como es ya tradición, que acusará a los responsables, que todo apunta sería una banda llamada “los Pelikan”, de intento de homicidio, mientras que el Presidente, Juan Manuel Santos, prometió una reforma a la salud exprés para que la remoción de tinturas músico-faciales sea incluida en el POS. Por último, el Procurador, Alejandro Ordóñez, se declaró complacido y afirmó que eso es lo que se merecen los “adoradores del maligno”.

Comentarios

Comentarios