Publicado el por en Política.

SantosPaloma
El presidente quiso dar ejemplo y ya se midió el suyo.

El consejo de ministros celebrado hoy cerró con una noticia que generó desde sonrisas hasta molestias entre los integrantes del gabinete.

Antes de dar por concluida la reunión el presidente tomó la palabra y dijo: “ya viene una fecha muy importante para todos los colombianos, ideal para enviar un mensaje de fuerte contenido simbólico que ayude a construir una paz estable y duradera. Es el Halloween o día de las brujas, como le dicen los sectores populares. Pues bien, no podemos dejar pasar la oportunidad de darle un empujón a la paz. Por eso quiero verlos a todos ese día con un disfraz de paloma de la paz, sin excepciones y en particular a los negociadores en Cuba. A mí ya me trajeron el mío de Miami. Ustedes a la salida por favor denle a María Lorena sus medidas que ella se encargará de confeccionarlos, buen y próspero día”.

Desde luego la orden presidencial dejó algo atónitos a los asistentes. El único que se atrevió a plantear una inquietud fue Humberto de la Calle, jefe del equipo negociador en La Habana. “Presidente, con el respeto que su alta dignidad merece y reconociéndole la pertinencia y virtudes de su idea, me permito con el mayor respeto plantearle la inquietud de que, además de los inconvenientes por las altas temperaturas de la isla, llegar con tal atuendo puede afectar la credibilidad que con tanto esfuerzo hemos construido ante la contraparte”.

El reparo de De la Calle, del que tomó atenta nota el mandatario, obligó a una gestión de alto nivel que concluyó en un nuevo acuerdo en el marco del proceso: en aras de la igualdad, los negociadores de las Farc lucirán el mismo disfraz, pero con un pequeño matiz: Marcos Calarcá y Andrés Paris, reconocidos por sus kilos de más, se disfrazarán de paloma de la paz, pero embarazada.

Comentarios

Comentarios