Publicado el por en Deportes.

Polémica ha causado la decisión de la Federación Colombiana de Ciclismo de salirle al paso a las críticas por su decisión de solo usar 16 de los 24 cupos a los que tiene el derecho el país para los mundiales de ciclismo en ruta de Catar que tendrán lugar en febrero.

Se trata de permitir que el cupo 17, correspondiente a la prueba de ruta junior masculina sea utilizado por José Aldemar Cadena, asesor legal de la Federación, y quien ya tenía asegurado el suyo como uno más del nutrido equipo de directivos que se desplazará a la par con el puñado de deportistas.

“Creemos que es una manera innovadora, ahora que en todas partes se premia eso, de salirle al paso a unas críticas que en cualquier caso consideramos injustas. En lugar de echar mano de nuestros recursos que deben ser en primer lugar para la hidratación de quienes deberán padecer ese calor tan berraco en traje y corbata, encontramos a alguien que igual ya va a viajar y que es experto en pedalear -procesos en juzgados, pero pedalear al fin y al cabo- y es junior: su cargo es asesor legal junior para que compita. Llevaremos el caso a la bienal de innovación de Itagüi 2017, incluso”, explicó una alta fuente de la Federación.

Añadió que “todo esto además hace parte de una tendencia global, lo que nos pone en la vanguardia de la gestión deportiva mundial. Ustedes ya vieron al etíope en los olímpicos de Río, que era ante todo, y pese a las críticas sin duda malintencionadas de quienes eran enemigos declarados del progreso de la natación en Etiopía, un integrante de la delegación de carácter multipropósito: podía nadar, como deportista que era, pero también podía hacer nada, como directivo que era”.

“Por supuesto que hubiéramos querido bajar del avión al doctor Cadena y subir a un pelado, pero ahí nos encontramos con el problema de que el pelado vendría sin preparación para todo lo que es el alto rendimiento dirigencial: las labores de lagarteo en varios idiomas, las duras pruebas de ingesta de licor y canapés misteriosos a 40 grados más una que otra prueba de gimnasia bancaria, aspectos para los que ningún pelado de esos que hacen ruta por su cuenta tiene ni la más mínima preparación, porque le repito: lo poco que teneos aquí lo invertimos en la preparación de los delegados de élite” concluyó mientras rasgaba y arrojaba a la caneca, sin abrir, un sobre de la Agencia Mundial Antidopaje.

Comentarios

Comentarios