Publicado el por en Deportes, Internacional.

"Me vine desde temprano".

Visiblemente resignada, la presidenta suspendida de Brasil, Dilma Rousseff, afirmó hoy que aprovechará los seis meses de suspensión mientras se adelanta el juicio en su contra para disfrutar de los Juegos Olímpicos de Rio, “uno de tantos logros del PT que hoy los que nos traicionaron se atribuyen”.

“He comprado un abono platino, puedo entrar a cualquier competencia, quisiera ir a todas, pero es imposible porque hay muchas simultáneas, le daré prioridad a los deportes que siempre me han gustado: la gimnasia rítmica y, sobre todo, el pentatlón moderno”.

La primera mujer en la historia en ocupar la presidencia de Brasil ha sido desde muy temprana edad una ferviente seguidora del pentatlón moderno, al punto que una de sus primeras luchas fue la que libró en su escuela elemental para darle cabida a esta disciplina entre las opciones de la clase de educación física. Una vez consiguió su objetivo, ocupó el cargo de delegada de su salón: tercero B.

Añadió que ya compró la guía oficial y que ya descargó un software gratuito y colaborativo para estadígrafos amateur con el que piensa hacer un seguimiento riguroso a los distintos atletas. Añadió, sin saberse si era en serio o en broma que, “también pienso llegar muy temprano a cada competencia, para cuidar puestos y, si me veo apretada en mis finanzas para entonces, pues vender algunos a los que lleguen sobre la hora”.

 

 

Comentarios

Comentarios