Publicado el por en Salud y bienestar, Superación, Tendencias.

Ya lo dijo Raúl Gómez Jattin: “La fama es una carnicería de Bogotá, la gloria una galleta de veinte centavos y el éxito un almacén de Medellín”. Sin embargo, si estás empeñado en buscar ese esquivo Éxito, tenemos unos tips que te ayudarán en esa búsqueda incesante.

1. Añade un guion entre tus dos apellidos

Intelectuales de todas las ramas han utilizado esa estrategia para hacerse notar. No es lo mismo leer un artículo de Juan Pérez Gómez que uno de Juan Pérez-Gómez. Para una chica, una cosa es decirle a las amigas que salió con Rubén Mogollón Díaz y otra muy diferente, que le está “echando los perros Mogollón-Díaz”. Como Carlos Henríquez Múnevar ninguna editorial te parará bolas, pero si es Carlos Henríquez-Múnevar, se darán codazos por ser la primera en publicarte una antología de poemas. Funciona también con un “de”. Nadie, ni su mamá, quiere saber qué piensa Juan Castaño Torres de la crisis en Siria. Miles, en cambio, estarán ansiosos por el análisis que pueda hacer Juan Castaño de Torres de la compleja coyuntura en ese atribulado país. Además, cualquiera de estas estrategias mejorará no sólo tu hoja de vida, también tu Klout.

2. Come quinoa

No es que este alimento tenga nutrientes especiales que mejoren tus capacidades. El simple hecho de pedir cualquier cosa con quinoa (pronunciada así, con “o”, usar la “u” te dejará en evidencia), te pone al nivel de los grandes gurús espirituales del mundo. Lobsang Rampa, Ravi Shankar y Jorge Duque Linares no pueden estar equivocados. Y si te quedan dudas, añádele un semillas de chía y procura que tu círculo social se entere, no importa si es vía gases. Son de semillas chía y se perdona.

3. Viaja a Buenos Aires

Esa chica de la universidad a la que nadie consideraba para ningún trabajo, y a la que todos hemos conocido, y que volvió de Buenos Aires convertida en una experta en medios es el mejor ejemplo. Pasar una temporada -así sean 15 días- y hacer un curso de cualquier cosa, te servirá para reinventarte y descrestar clientes e incautos de cualquier sector de nuestra aislada sociedad.

4. Dilo en inglés

¿Recuerdas ese conferencista creído que dice “no se cómo decirlo en español”? Bueno, además de que es lógico que sí sabe, ocurre que por cuenta de nuestra poca autoestima nacional él sabe que está bien visto decir en inglés palabras que perfectamente existen en castellano. Así que si quieres hacerte ver interesante a los ojos de incautos, cambia las aproximaciones por “approaches“, la discreción por “disclosure“, el ambiente por el “environment“, retroalimentación por “feedback“, y los saludos por “handshakes“.

5. Sigue alguna práctica oriental

Ya sea yoga, tai-chi, ikebana o bukake, las prácticas orientales calan profundamente en la mente de nuestra sociedad pretendidamente occidental. Seguir una de estas prácticas te puede dar un aura de superioridad espiritual y eventualmente ayudarte a equilibrar tus impulsos. Así mismo, en época de demora de pago de cuentas de cobro, podrás decir que estás ayunando, nunca que te estás muriendo de hambre.

6. Di que trabajas “en el medio” o “en el sector”

Si tu profesión está relacionada con los medios de comunicación o TICS, decir que trabajas “en el medio” no es una indicación de lugar, sino una forma de decirle a los demás mortales con trabajos aburridos, que vives rodeado de gente interesante. A la gente del medio le encanta decir que hace parte de el. Por otro lado, si estás en el sector financiero, decir que trabajas “en el sector” te pone a la altura de los más elevados y descorazonados ejecutivos de la calle 72.

7. Tómate fotos con los brazos extendidos

Poner en tu facebook fotos con los brazos extendidos le hace creer a tus contactos que vives una vida plena, llena de felicidad y sin problemas, así todos sepan que tuviste que pignorar el carro para pagar el diezmo que el pastor de la iglesia te exige. Recuerda que lo importante no es ser, sino aparentar. y de tanto aparentar, algo queda.

8. Vive entre dos ciudades

No importa que no sea verdad. Pero procura poner en tus biografías de las redes sociales dos locaciones distintas. Aquí el guion ejerce el mismo efecto mágico que con los apellidos. Si vives en Cali y tienes un tío de un vecino que vende mercancía en Buenos Aires, no desaproveches la oportunidad. Un futuro empleador se sentirá mucho más cautivado por una persona que viva en Cali-Buenos Aires que por un caleño/caleña más entre millones.

9. “Solo deslactosada”

Es irrelevante si la lactosa causa o no estragos en tu sistema digestivo. Si estás con clientes, compañeros de trabajo o tus jefes, procura siempre pedir leche deslactosada. Te dará un aire de mundo. Si quieres ir un paso más allá, no dudes en ordenas leche de soya y, por supuesto, arrugar la nariz cuando en todas partes te digan que no hay.

10. Aprende a apretar esfínteres

Los ejercicios de los exitosos son muy sofisticados y nueve de cada diez exigen esta habilidad, en particular los Pilates. Así que es mejor que te vayas preparando. Y no solo por eso, en las altas esferas no te puedes descuidar un segundo y debes estar siempre en la jugada. Las peores traiciones se fraguan en ese instante de la reunión en que pediste permiso para hacer tu “chichiligencia”. Y como lo tuyo es apuntar a lo más alto, un presidente/presidenta que “nunca orina” se convertirá rápidamente en leyenda.

¿Tienes más tips? No dudes en compartirlos con nosotros.

Comentarios

Comentarios