Publicado el por en Tecnología, Tendencias.

SillaOficina

Un nuevo desarrollo surgido de la ciudad más innovadora del mundo promete mejorar la calidad de vida de millones de personas que laboran en oficinas en el mundo. Se trata de la alarma antirobo para sillas, desarrolladas por el emprendedor paisa William Aranzazu que pone fin a todo tipo de prácticas rudimentarias la más común de ellas, la escritura del nombre del propetario con Liquid Paper.

El invento consiste de tres dispositivos, uno que se ubica debajo del escritorio y otro debajo de la silla en constante comunicación vía señal Bluetooth. Cuando esta se interrumpe porque la silla abandona el reducido perímetro de cobertura inmediatamente el tercer dispositivo emite un perturbador sonido -tipo tiza chirriando sobre tablero- que detona mecanismos de control social. Esto es, que obliga a los demás miembros de la empresa presentes a ubicar al responsable del hurto, pues de lo contrario las ondas sonoras perturbadoras les imposibilitarán continuar con sus labores.

“La innovación en materia de seguridad tiende a estar muy enfocada en los grandes asuntos: defensa nacional, seguridad urbana, seguridad electrónica y olvida el día a día de la gente común y corriente”, afirma para luego añadir que un juicioso estudio en una población de mil oficinistas le reveló que empleado promedio teme más al robo de la silla que al del celular. Delito que suele ser cometido por personas de su entorno lo que a su vez causa un deterioro en el clima laboral que al postre tiene un impacto notable en la productividad de la empresa.

Un cuarto componente se instala debajo del tapizado de la misma. Se trata de un moderno detector inteligente de olores personales, el cual, luego de una semana de uso memoriza y digitaliza el patrón gaseoso de aquellos emitidos por el propietario, de tal manera que si el amigo de lo ajeno logra burlar el primer mecanismo de seguridad, estará sujeto a que a la primera relajación de esfínter sentado en la silla ajena se dispare una alarma que lo pondrá en doble evidencia.

Según estudios de la Fundación Ideas para la Paz, los conflictos por desaparición súbita de sillas son el causante del 57.3% de los conflictos laborales, mientras que por lo menos 56 personas fueron objeto de agresiones en fiestas de navidad empresariales en el 2014 fruto de tensiones surgidas de episodios de esta índole. El dato más preocupante señala que el 75% por ciento de las víctimas son practicantes y de ellos, el 83% son mujeres.

Comentarios

Comentarios