Publicado el por en Judicial, Miscelánea, Paranormal, Última hora.

El rostro del polémico magistrado apareció en un derrumbe en el departamento de Putumayo

Como una premonición de lo que le espera esta semana a la rama judicial, un misterioso derrumbe que se presentó en el kilómetro 4 en la via Puerto Asis- Mocoa, creó la imagen de quien se cree es el suprapolémico magistrado Jorge Pretelt, envuelto en un escándalo por presuntamente exigir sobornos a cambio de seleccionar tutelas para revisar en la Corte Constitucional.

Aldíver Valdivieso, un vecino del sector cuenta cómo vivió el derrumbe:

“El viernes pasado cuando el doctor Pretelt estuvo hablando en la emisora de don Julito, de repente sentí como sacudón tremendo, pero muy tremendo ¿oiga? en la tierra. Los pájaros salieron volando. Yo creí que era un temblor, pero de repente sentí cómo la tierra junto con la justicia se desprendían de sus cimientos y dejó esta imagen que a mi me parece la cara de Jorge Alfredo Vargas, pero el fiscal del pueblo dice que es ese doctor Pretelt”.

Al lugar de la aparición ha llegado una romería de jueces, fiscales, contratistas, fiduciarias y simpatizantes del Uribismo. Cada uno llega con veladoras, agua bendita, y ramos de palma para pedirle la gracia del silencio y evitar de esta forma, otros derrumbes institucionales.

“Yo traigo acá mi veladora de San Bernardo Moreno, patrón de los mudos, para pedirle que el magistrado no vaya a hacer más destrozos en la rama judicial. Acá todos tenemos rabo de paja y ninguno quiere un incendio mayor. Si el doctor Pretelt se quemó, allá él. Pero que no haga una conflagración mayor, porque luego no va a haber quién apague el incendio”, aseguró a este portal otro magistrado que prefirió dejar su nombre en reserva

Autoridades eclesiásticas y así como directivas del Invías se desplazaron al lugar de los hechos para dar un dictamen de la autenticidad de la aparición y de la seguridad de la vía adyacente al derrumbe. El párroco asegura que el magistrado Pretelt no es ningún santo, por lo tanto quien le ponga veladoras incurre en blasfemia, mientras que los ingenieros de la entidad oficial en cuestión prometen abrir paso tan pronto llegue la retroexcavadora de Bogotá.

“Podemos asegurar que en menos de 4 años ya volveremos a abrir el paso en esta zona de derrumbe”, puntualizó el Ingeniero responsable.

Comentarios

Comentarios