Publicado el por en Cultura, Internacional.

ColeDef

El popular hincha de la Selección Colombia alias “Cole” afronta inesperados líos legales en Chile, país sede de la Copa América actualmente en disputa.

Los dueños de los derechos del icónico personaje creado por el caricaturista Peyo y parte del patrimonio inmaterial del país austral desde 1985 entablaron una acción legal contra el colombiano al considerar que estaba incurriendo “en suplantación indebida de personaje de ficción protegido por legislación de propiedad intelectual” y en esa medida aspiran a un resarcimiento económico por el daño causado.

De forma cautelar, el juzgado que atiende el caso le ha prohibido al “cafetero” ingresar al estadio Sausalito de Viña del Mar donde el próximo viernes Colombia enfrentará a Argentina por los cuartos de final así como irse de para atrás en momentos de desconcierto, emulando el inmortal “¡Plop”, del oriundo de Pelotillehue.

No obstante, la notificación de tal decisión no ha sido posible hasta el momento pues el ordenamiento legal chileno exige que una persona se identifique por nombre y apellido y, según han podido constatar los funcionarios, el sujeto en mención aparece registrado en el hotel simplemente “Cole”, misma identidad que aparece en su pasaporte y demás documentos de viaje.

“Yo ya lo que soy es un animalito viejo y mamao. Yo quería retirarme en esta copa y no pensar en más na, si acaso en Cristo, más. Yo no se que es la vaina que ahora todos se ensañan conmigo. Barro. Si yo lo único que quiero es la paz y apoyo del gobierno para mi vejez. Por lo menos una jaulita buena en el Museo Nacional que es donde me debieron poner hace rato. Yo siento que esta vaina es una violencia contra un derecho fundamental: mi derecho a la identidad. Joda, es que si matan al Cole se mueren estas carnitas y estos huesitos, como decía mi ex presi Uribe. Es que ya al Cole no lo saludan ni los pelaos en la calle. ¡Qué va! Si ahora lo que hacen es arrancarme todas las plumas. Barro, barro. Este es un país sin memoria, mi vale. ¡Exijo una explicación, concluyó.

Comentarios

Comentarios