Publicado el por en Innovación, Miscelánea.

"Veamos a ver este man qué", parecen decir las damas a las que se les permitió probar la versión beta de la aplicación.
“Veamos a ver este man qué”, parecen decir las damas a las que se les permitió probar la versión beta de la aplicación.

Funcionará de la misma manera que la popular aplicación para reconocimiento de música Shazam. Al parecer, se denominará Shaman. La idea, que cuenta con el decidido respaldo y apoyo de colectivos y ONG feministas de todo el mundo, busca reducir enfermedades de transmisión sexual, embarazos no deseados, pero, sobre todo, “corazones rotos”, según afirma su promotora, Hilda Vernaza, ingeniera de sistemas con especialidad en estudios de género de origen uruguayo pero radicada en Los Ángeles.

“Es un proyecto colaborativo, nacido de millones y millones de casos denunciados por mujeres en los que varones irresponsables las encantan para después de un tiempo, o incluso de un solo encuentro amoroso, no volver a llamar. No es gratuito que la tecnología sea mujer, y esta vez es nuestra mejor aliada”, afirmó.

El funcionamiento es muy sencillo: cuando una dama se considera objetivo de un caballero, basta con que esta, en un momento de distracción del pretendiente, apunte con la cámara de su celular a su rostro. Inmediatamente se crea un registro biométrico que es enviado a una central de información donde se validan los antecedentes del sujeto; el breve reporte de resultados lo recibirá la usuaria de la aplicación vía email, WhatsApp o mensaje de texto. El reporte incluye: niveles de compatibilidad según número de amigos de Facebook o seguidores de Twitter, historial de fidelidad del individuo y qué tan apegado está a la mamá, entre otros detallitos de alto interés para ellas. Si se trata de un caso crítico, el teléfono de la usuaria activará una sutil alarma en una frecuencia que solo es perceptible por el oído femenino.

“Es algo muy bello, porque te presta un servicio, pero también te obliga a poner lo tuyo. Es como una mejor amiga virtual, pues es muy importante que todas las chicas colaboremos constantemente con reportes cualitativos o cuantitativos de nuestras actividades con los chicos. Sea una salida a cine, un juego de Risk… ¡un paseo por las zapaterías! Cada mueca y gruñidito de inconformidad quedan registrados en la central”.

Se espera que para junio de este año ya se tengan perfiles de por lo menos 120 millones de hombres de todo el planeta. Se rumora que ya se han instalado terminales de ingreso de información en baños de mujeres de varios países.

Ante la inexistencia de colectivos de hombres, el indignado colombiano Gustavo Bolívar se ha ofrecido para liderar la indignación masculina por cuenta de este desarrollo tecnológico. Al parecer lo haría ad-honorem.

Comentarios

Comentarios