Publicado el por en Salud y bienestar, Tendencias.

Una encuesta elaborada por la Fundación Palacios Fimbart para indagar por la escala de valores de los colombianos arrojó este sorprendente resultado.

A los participantes se les pidió que hicieran una lista, en orden de importancia, de las cinco cosas o personas a las que se sienten más apegadas, y fue allí donde el 93% incluyó al sencillo y por encima de la figura paterna.

“Aquí entran a jugar varios factores, entre ellos el de que en Colombia la mayoría de hogares ya son monoparentales, monomaternales, para ser más precisos”, explicó Manuela Echavarría, antropóloga a cargo del proyecto. “Eso que dicen en la calle de que mamá no hay sino una pero papá, me perdonas lo que voy a decir, es cualquier hijueputa tiene asidero en la realidad y, ahora, en la literatura científica”, complementó.

“Así, la carencia de figura paterna entra a ser sustituida por distintos elementos y el sencillo es claramente uno de ellos. Esto es más común en los países donde además la presencia estatal es débil, tener sencillo proporciona seguridad ontológica, cotidiana; te termina definiendo como ser social”, explicó, por su parte, Leopoldo Rivas, economista que también participó en la indagación.

“El colombiano promedio prefiere no vender algo si esto implica quedarse sin sencillo. Cuando un taxista te hace mala cara cuando le sacas un billete de veinte o cincuenta no es porque no tenga vueltas, sino porque se atemoriza ante la perspectiva de perder el sencillo que atesora. Si te lo entrega, su cerebro secreta la misma sustancia que cuando estás desnudo frente a desconocidos, eso hallamos”, concluyó Rivas.

El año pasado fue noticia el hallazgo de las autoridades de un establecimiento de diversión nocturna en Bogotá donde precisamente estos conductores del servicio público particular participaban de actos sexuales en los que alcanzaban el clímax frotándose billetes de bajas denominaciones.

Comentarios

Comentarios