Publicado el por en Judicial.

Como un hito en nuestra historia económica y judicial calificó el presidente, Juan Manuel Santos, la partida hoy, desde el puerto de Barranquilla y rumbo a El Salvador, del primer container con falsos testigos que exporta el país.

El mandatario afirmó que esta iniciativa, que lideraron de manera conjunta la Fiscalía General de la Nación y el Ministerio de Comercio Exterior, se pone a prueba que en Colombia ha suficiente capacidad de innovación para capotear la disminución en el ingreso de divisas por cuenta de la baja en el precio del petróleo.

“Yo les dije a los ministros: el petróleo caro no va a durar toda la vida, por qué cada uno no se cranea algo distinto para que exportemos, algún bien o servicio que tengamos acá de sobra y que sea confiable”, afirmó Santos mientras despedía la motonave “Cindy Tatiana”, en la que se fue el contenedor de marras.

Fue entonces cuando se generó el consenso, relata una fuente del consejo de ministros, sobre la abundancia y calidad de los falsos testigos que plagan el sistema judicial colombiano. Lo siguiente fue explorar mercados, relata, “y ahí fue que vimos varios países con justicias haciendo agua, con nula capacidad de sus entes acusadores para investigar y recopilar pruebas, de tal forma que cualquier proceso se basa exclusivamente en lo que cualquier cristiano tenga a bien inventarse, tal como acá”.

Los seleccionados para este primer envío son testigos tipo exportación, es decir con unas cualidades sobresalientes para elaborar relatos de ficción, muchos de ellos con habilidades para defenderse incluso en los terrenos del realismo mágico. Todos, pues así lo pidió la fiscalía salvadoreña, fueron capaces de engañar al polígrafo sin dejar sombra de duda y demostraron una “notable capacidad de retractación si una fuerte suma así se los exigía”.

Comentarios

Comentarios