Publicado el por en Deportes, Salud y bienestar.

El misterio sobre la dolencia que le impidió a Nairo Quintana mostrar un mejor desempeño en el Tour de Francia terminó hoy con el dictamen del departamento médico del equipo Movistar. De acuerdo con los galenos, al boyacense lo aquejó una rara y recientemente descubierta enfermedad “de corte transpersonal” que se transmite a través de campos energéticos colectivos.

La misma que, según reza el comunicado, “ya en el organismo, se somatiza mediante la producción de enzimas que inhiben el correcto proceso químico que permite mantener en el organismo un nivel óptimo de hematocrito o por lo menos el mínimo necesario para ser competitivo en eventos de alto rendimiento”.

“La dolencia pertenece a todo un nuevo campo de la medicina que combina a la ciencia convencional con nuevos terrenos que bordean el misticismo y de ahí que todavía no tengamos un antídoto efectivo y que sea, como tenemos previsto que ocurra, objeto de críticas e incluso burlas nuestro diagnóstico”, concluye.

Según la doctora Adriana Rosas Cruz, experta en sabiduría y terapias holísticas, este fenómeno se presenta cuando “un solo ser -Quintana- es objeto de una emisión continuada e intensa de energías de millones de otros seres que si bien pueden parecer positivas, a la larga tienen un componente de vibraciones oscuras muy fuerte, pues son un canal de liberación de ansiedades, angustias y frustraciones propias que terminan aterrizando en el ser astral del ídolo, en este caso el pobre Nairo. Él tiene un ángel grande, porque a alguien normal, estos aluviones lo llevan a crisis muy severas, a sumirse en el reguetón y demás comportamientos autodestructivos”.

“Qué les digo, me salaron, pero no importa, en la buena, Colombia”, se limitó a decir Quintana esta mañana mientras hacía su registro en el aeropuerto Charles de Gaulle de Paris.

Comentarios

Comentarios