Publicado el por en Aunque usted nos lo crea, Tecnología.

ClaroMatrimonio

El hecho que ocurrió hace un año en Bogotá apenas ayer salió a la luz pública ayer cuando el involucrado aceptó dar su testimonio en un programa nocturno de una conocida emisora.

“Uno sí sabe que en este tipo de trabajos está expuesto a riesgos, a encontrarse con todo tipo de gentes y situaciones, pero jamás me imaginé esto. Fue hace ya un año, ese día tenía que revisar el cableado interno del apartamento de mi Mafe, doña María Fernanda para entonces. Pobrecita, estaba desencajada, me decía que yo era el octavo que iba en dos semanas y que ninguno había dado con el chiste, mientras que otros habían ido en horas de trabajo, usted sabe cómo es esto y que no es culpa de uno”, declaró Campo Elías Cardona, el protagonista de la historia.

“El caso, para ir al grano, es que al final me hizo firmar un papel, me dijo que era una constancia que ella guardaba de la visita porque ya tenía claro cómo eran las cosas con Claro y yo pues inocente firmé, cuando ahí mismo se me bota encima, me agarra a picos y me felicita. ¡Era un acta de matrimonio! Yo me puse furioso, ella me decía que la entendiera, que no quería por nada del mundo volver a pasar por el calvario del servicio técnico de la empresa y que por eso le había hecho caso una amiga para que matara dos pájaros de un solo tiro: conseguir marido y nunca más volver a reclamar porque se le había dañado la señal. Y bueno, gracias a la magia del amor, pronto pasamos del lenguaje de los insultos al de los cuerpos y eso ya me lo reservo”, concluyó.

De acuerdo con el testimonio, Cardona y María Fernanda Prieto hoy conforman una feliz pareja y ya esperan un fruto de esta unión para febrero del próximo año. En diciembre intercambiarán argollas de fibra óptica en ceremonia religiosa que complementará la unión civil ya efectuada. Aseguran que, entre otros, el secreto de la felicidad ha estado en que los brotes de pasión son tan inesperados e inoportunos como lo eran las visitas que Campo Elías hacía a sus clientes.

Comentarios

Comentarios