Publicado el por en Política, Tendencias.

Una insólita visita recibieron las oficinas de la UNESCO en Paris la pasada semana. Se trató de una delegación de varios parlamentarios del Centro Democrático que buscaban una reunión con su directora general Irina Bokova, buscando gestionar que el latifundio colombiano fuera declarado patrimonio de la humanidad.

“No logramos hacerle entender al país la importancia fundamental que la existencia del latifundio tiene para nuestras vidas” explicó la parlamentaria Paloma Valencia. “Estuvimos haciendo una serie de sesiones de lluvia de ideas, y se nos ocurrió hacer una movida cultural, porque tener el aval de la UNESCO podría ser nuestra protección, como una medida cautelar contra la desaparición del latifundio, ahora que Santos está firmando la entrada del castrochavismo a la vida política del país”.

La presentación de PowerPoint en la que los parlamentarios del CD exponen sus argumentos, tiene como punta de lanza el caso del paisaje cultural cafetero, que fue declarado  patrimonio de la humanidad por la UNESCO hace unos años, lo que ha impedido que se modifiquen grandes zonas de monte que se están cayendo, porque la mata cafetera no es suficientemente fuerte para sostener la tierra. “La idea nos la dio un expresidente de la Federación” declaró José Obdulio Gaviria “hace rato se sabe que la forma en que se cultiva café según los principios de la Federación es errónea, pues debería tratarse de un café biodiverso y orgánico, pero eso no hace postales bonitas. Estaban emproblemados con eso, pero gracias a la UNESCO ya no tienen que hacer nada para mejorar las cosas, y esa es nuestra esperanza” concluyó el parlamentario.

Comentarios

Comentarios