Publicado el por en Judicial, Política.

GayCD

Muy preocupados están en el partido opositor con la decisión anunciada anoche por el presidente Juan Manuel Santos de suspender temporalmente bombardeos contra campamentos de las Farc. Aseguran que acciones militares de este tipo son necesarias para mantener un mínimo de virilidad sana y normal en el ambiente y que sin ella “es altamente probable que los índices de homosexualismo se disparen”.

“Con cada avión de nuestra gloriosa Fuerza Aérea que toma vuelo en el cielo patrio cargado de dinamita para hacer volar en mil pedazos esas guaridas del terror, el comunismo, la masonería y el satanismo, la testosterona colectiva de nuestro pueblo varón aumenta en varios centímetros cúbicos. Así lo demostró un estudio del centro de pensamiento Primero Colombia”, asegura el senador Alfredo Rangel.

“No es gratuito que todo este cuento de los matrimonios LGBTI y ahora el embeleco de la adopción por parte de esta gente coincida con una merma en las acciones ofensivas contra los judeonarcoterroristasmasónicoschavistaskirchneristaspetristasgroseros de la Far, todo hace parte de una diabólica conspiración para disminuir la moral de las tropas y aumentar la líbido de los gei”, añade Teresita Castro, del comité de señoras elegantes del partido.

Afirman, no obstante, no tener nada en contra de esta minoría. “Simplemente creemos que estarían mejor en zonas de concentración vigiladas por cascos azules, no es más”, complementa Castro. “El problema no es tanto su cuerpo o su sexualidad, que es muy respetable, sino que tener el sexo por la cola ayuda a propagar el virus del comunismo y la conciencia social, eso es lo que nos inquieta”.

El comunicado emitido concluye con que cada estallido de la dinamita legítima del Estado sobre quienes solo pretenden sembrar la semilla del mal es un paso más hacia una sociedad de bien. Cierra diciendo que “cuando una juventud y una infancia deja de ver en la televisión estos ejemplos del bien apabullando al mal queda inmediatamente a la deriva, sin norte”. Y que el alto número de hombres jóvenes que ya se ven sin afeitar y con la camisa por fuera son un síntoma inequívoco de que tal desviación ya está ocurriendo para desgracia de la patria, por no mencionar aquella nefasta moda de permitirles expresar sus sentimientos y darle rienda suelta a su sensibilidad.

Comentarios

Comentarios