Publicado el por en Tendencias.

Hacer mercado, la principal tarea de los miles de escoltas del país tendrá ahora un nuevo incentivo: el programa especial de fidelización mediante puntos para ellos que acaba de lanzar la cadena de supermercados Carulla.

Tras un arduo trabajo de minería de datos, el departamento de mercadeo de la empresa propiedad del grupo Casino de Francia pudo segmentar su clientela solo para confirmar lo que muchos ya sospechaban: el 60% de sus compradores son escoltas, el 20% mensajeros de Rappi y el 10% restante se divide entre unas pocas señoras elegantes sobrevivientes y vecinos de los locales, por lo general en piyama.

Quienes desempeñen tal labor, bien sea como miembros de la Unidad Nacional de Protección, de la Policía Nacional, de empresas de seguridad privada o mediante vinculación informal a un ‘duro’, contarán con importantes beneficios que apuntan a fidelizar definitivamente a este target. Entre ellos, duplicación de puntos con transferencia a sus cuentas personales -es decir, no solo a la del patrón- en compras de elementos básicos de la canasta familiar de estos últimos como Whiskey de todas las referencias, trapos para lomo al trapo y preservativos.

Sus beneficiarios gozarán de descuentos de hasta del 70% en geles para el cabello línea masculina, artículos de manicure, gafas de sol y chaquetas abullonadas (estas últimas disponibles en almacenes Éxito, del mismo grupo empresarial).

“Cada vez son más los dignatarios que mandan a sus escoltas al D1 y al Justo y Bueno, cuando muchos de ellos llevan hasta décadas comprando en Carulla: es un desangre que definitivamente debemos frenar y para ello hemos diseñado este nuevo programa”, aseguró una fuente de la cadena.

Comentarios

Comentarios