Publicado el por en Bogotá.

carrilbushipster

El decreto que acaba de expedirse plantea que la nueva vía exclusiva para buses también podrá ser utilizada por “vegetarianos; antitaurinos; personas en armonía con el cosmos; guerreros contra las mafias y seres de luz”.

La Secretaría de Movilidad defendió la medida “como una manera inteligente e innovadora de promover él único estilo de vida compatible con el bien, la lucha contra el cambio climático y que muy pronto deberá ser el único paradigma de vida para la totalidad de los bogotanos y bogotanos”. El control estará a cargo de la nueva Policía de estética, conceptual y de buenas costumbres. Para determinar si la persona al volante está o no entre las autorizadas se valdrán de unos modernos detectores de rastros de gluten en el aliento. Los mismos que en 2015 serán utilizados para conceder rebajas de hasta el 80% en el pago del impuesto predial.

Concejales de diversos partidos pusieron ya el grito en el cielo ante una medida que calificaron de improvisada, discriminatoria y cuasicomunista. Por su parte la población en estado de hipsteridad aplaudió la medida calificándola como un paso más para demostrar que en Bogotá los buenos somos más. Intelectuales de diverso cuño también salieron en respaldo de la decisión y en una carta con más de 100 firmas plantearon “que ya es hora de cerrarle las puertas de la capital a las viejas ciudadanías: contaminantes, comecarnes y tirapedos”.

No obstante la polémica, lo cierto es que la medida tendrá poco impacto pues un porcentaje muy alto de la población beneficiada se moviliza en bicicleta, mientras que el resto, funcionarios distritales, lo hacen en carros blindados que por definición ya estaban exentos de la prohibición de usar el mencionado carril.

Comentarios

Comentarios