Publicado el por en Política, Tendencias.

Tras el éxito del referendo para que los colombianos deciden sobre si la adopción de menores debe ser solo para parejas a juicio de los promotores, ‘normales’, el pastor Carlos Alonso Lucio y su esposa, la senadora Vivianne Morales, ya tienen un nueva causa en ciernes: prohibir que niñas que no tengan novio compren o reciban muñecas Barbie. La idea es, inicialmente, promover una ley, pero si esta no cuenta con el respaldo suficiente, el plan B sería un nuevo referendo, camino que cada vez se muestra más efectivo para este tipo de iniciativas.

“Es absolutamente inaceptable, indigno para una patria que es reserva moral del planeta que se sigan vendiendo Barbies a niñas solteras. Es esta la manera cómo el demonio logra normalizar algo tan atroz como el ser madre soltera. Una niña que a los cinco años recibe una Barbie no está recibiendo un juguete. No. Está recibiendo un mensaje directo del anticristo respecto a que es normal y deseable criar un infante sin la necesaria e intimidante presencia de un varón en el hogar”, aseguró Lucio.

“Tengo a la mano un estudio de la Universidad de la Sabana que demuestra que una niña sin novio no está en capacidad de criar apropiadamente una barbie según las demanda sicosociales propias de un objeto en situación de muñequeidad que en muchos casos también es menor de edad, por lo que lo puede poner en grave situación de vulnerabilidad afectiva”, complementó Morales.

Lucio concluyó afirmando que, “antes, deberían agradecernos, porque aquí estamos haciendo una concesión gigante al permitir que sea una pareja de novios, es decir, en abierto adulterio, la que adopte la muñeca, porque lo ideal, según la ley de Dios es que sea un matrimonio en el que el varón sea diez años mayor y haya entregado una dote de por lo menos doscientas cabezas de ganado y tres retroexcavadoras para hacerse con la mujer”.

Comentarios

Comentarios