Publicado el por en Tendencias.

Crece el rechazo entre los jóvenes que se alistan para recibir su diploma de bachilleres a usar la tradicional toga propia de la ceremonia de graduación.

Una petición en change.org toma vuelo y pide que al menos por este año, el Ministerio de Educación prohíba su utilización. “Hasta el birrete vaya y venga. Pero la toga si no, nuestros muchachos son jóvenes, idealistas, sanos, llenos de vida y ganas de devorar el mundo. Obligarlos a cruzar este umbral vestidos como Ricaurte o Malo es perratearles infamemente su futuro”, aseguró uno de los padres promotores de la iniciativa. “Más bonito una ruanita, hasta una capa de tuna o un pareo para ellas, ¿qué tal una manta wayuu?”

Y es que ajenos la mayoría a los avatares de la agitada vida nacional, ha ocurrido que muchos de ellos en los ensayos de las ceremonias han dicho ‘sentirse sucios y sucias’ al utilizar la prenda sin saber muy bien por qué. Luego, cuando se les explica que esa es la vestimenta que usan los magistrados que ahora meten a la cárcel han atado cabos, procediendo la mayoría a quitársela con visible actitud de repudio.

Así mismo, ya se han registrado incluso casos de intento de quema, así como tres episodios de párrocos allegados a las familias de los graduandos asperjando agua bendita sobre la prenda.

Con la colaboración de Anuar Barboza.

Comentarios

Comentarios