Publicado el por en Sin categoría.

cuero
Mirada perdida, una de las secuelas que le dejó el doloroso trámite al ariete cardenal.

Fin a la polémica. En horas de la tarde de hoy se reportó a las oficinas de Independiente Santa Fe su delantero Jefferson Cuero, en el ojo del huracán por esta época luego de faltar los primeros días de la pretemporada.

Contrario a las especulaciones que lo ponían en un equipo mexicano, las más optimistas, o en el reservado de una whiskería, las más realistas, la razón de la demora fue contudente: “presi, perdóneme, entiéndame, me puse a renovar el pase el 22 y hasta ahora salí, créame”, le dijo, con tono de súplica, a César Pastrana.

Y habría que creerle a juzgar por el cuadro de desnutrición y un principio de patologías siquiátricas, según afirmó el médico del plantel. “Antes de entrar a hablar con el presi fue hasta el punto Baloto de la esquina a comprar el PIN, cuando él bien sabe que no es necesario, César estaba solo y listo a recibirlo”, complementó el galeno.

A la expectativa quedaron jugador y aficionados de la decisión que tome la plana mayor cardenal luego de escuchar los descargos de Cuero. De confirmarse la decisión de su salida, fuentes cercanas al jugador aseguraron que si el pase le quitó el trabajo, el pase debería devolvérselo, por tal motivo ya suena como refuerzo de la nómina de conductores del SITP, donde llamó la atención por su velocidad.

Comentarios

Comentarios