Publicado el por en Deportes.

Luego de la Copa América Centenario, celebrada apenas un año después de la Copa América de Chile, la Confederación Suramericana de Fútbol anunció que a partir del próximo 15 de diciembre tendrá lugar en sede por definir la “Copa América Navidad”.

“El continente pasa por momentos difíciles, son días de gran turbación política, social y económica y como antídoto para ello nada mejor que el fútbol, que es un elixir para el alma, una dulce medicina que produce una necesaria amnesia temporal que aliviana las cargas que a diario debemos soportar en los países en vía de desarrollo y que deja que los gobernantes se concentren tranquilos en sus tareas, sin multitudes haciendo ruido en las plazas aledañas a sus oficinas, Por eso, al ver que era posible realizar una Copa América cada año nos animamos a realizar ahora una seis meses después de que termine la del centenario”, expresó un vocero de la Conmebol.

El evento tendrá como principal novedad la invitación de la selección de Portugal, elegida por cuenta de sus colores: rojo y verde. Por tal razón se le dará una bonificación de tres puntos en la tabla del espíritu navideño que al finalizar el certamen entregará una ancheta a la selección que termine en la punta.

“La idea es fusionar ambiente navideño con ambiente futbolero. Rezar la novena de aguinaldos en el intermedio de cada partido y, por qué no, si la Fifa nos da el vistobueno, intentar que durante los partidos se disputen también aguinaldos, por ejemplo, el trespiés, o el ‘sí y el no’, este último obligaría a los jugadores a ser ingeniosos a la hora de reclamarle al juez porque en su opinión la falta no daba para pénal. El árbitro podría jugar, a su vez, pajita en boca, con el pito, claro”.

“El futbolista es de por sí zángano. Mire a esos empleados de las fábricas que hacen ropa en la China, o los que extraen coltán en África, trabajan 22 horas diarias, ¿y usted cuándo los ha oído quejarse? Los futbolistas son jóvenes, ganan bien, mucho más de lo que merecen si me pide mi opinión, comen bien, lo mínimo entonces es estén listos cada vez que los dueños del negocio los soliciten. Y mejor que estén en un estadio en diciembre y no metidos en quién sabe qué lumpanar con quién sabe qué bendecidas, lo cuál además de indebido disciplinariamente es pecado”, apuntó el reconocido comentarista, Carlos Antonio Vélez, sobre una posible sobrecarga para los futbolistas que la realización de este torneo supondría.

Por último, AP pudo confirmar que, dependiendo del rating que tenga el certamen, y aprovechando el hecho de que el catolicismo es la religión predominante en gran parte del hemisferio se entrará a estudiar la posibilidad de una Copa América de semana santa, que para Norteamérica se llamaría “Spring break’s wild america’s soccer cup”.

Comentarios

Comentarios