Publicado el por en Nacional, Tendencias.

DionisioMar

Debido a las constantes quejas de los usuarios nacionales, pero sobre todo internacionales del balneario de Bocagrande, las cuales afirman que el agua está muy salada, Dionisio Vélez, alcalde de la ciudad, o “El Barbita” Vélez como se le conoce en el mundo de las placas a los ingleses, anunció hoy que  “dado que desde nuestra administración estamos atentos a todo lo que digan los turistas, que es lo más importante en la ciudad, después de los ingleses muertos, hemos decidido abrir una licitación para endulzar el mar de Cartagena, pero solo donde haya mayor concentración de turistas, es decir será un tarea seria y programada, sin lugar a la improvisación”.

“Así nos pondremos a la vanguardia como destino turístico de talla mundial. Los americanos y europeos vendrán a dejarse revolcar por nuestras olas, pues además exigiremos que al agua se le adicionen minerales que limpien y nutran las fosas nasales”. 

En enero, “Barbita” Vélez tomó otra gran decisión de estado, (o de empresa, ya que sentencia sin vacilar que él es un gerente, justo lo que la ciudad necesita) cuando pagó 2000 millones de pesos por el desmonte de alumbrado navideño. “ El desmonte de alumbrado navideño es algo muy serio, tarea que no se le puede encomendar a cualquiera, por eso hemos decido contratar a la multinacional “Luzoff Crismas” que es la más reconocida empresa de desmontaje de alumbrados navideños en el mundo, con sede en Londres, Inglaterra”.

Con esta medida Caratagena estará a la vanguardia mundial en lo que se refiere a aguas de mar dulce. “Con el mar de agua dulce  los turistas estarán más contentos, ya que no se deshidratarán y podrán disfrutar de mejor manera lo hermoso de nuestro poder hídrico y hotelero” sentenció el burgomaestre.

Además, adelantó que está trabajando junto a su séquito más íntimo, en un proyecto que revolucionará los rostros de todos los cartageneros “ A  más tardar en el mes de marzo, Cartagena contará con una sede de la fábrica de cuchillas para afeitar Gillete, para tener un buen corte de barbas definidas más democrático”. “A la población masculina de la ciudad, la idea del alcalde le pareció de pelos”, aseguró.

Comentarios

Comentarios