Publicado el por en Política, Tendencias.

RealAcademia

Será de 10 millones de euros y lo hace apoyada en un decreto de 1895 todavía vigente y expedido durante el gobierno del filólogo Miguel Antonio Caro que le da competencia a esta institución para “salvaguardar el buen semblante del idioma castellano en el país”.

Ante la decisión muchos expertos se preguntado, con razón, por qué solo hasta ahora se viene a aplicar si desde hace décadas la lengua de Cervantes es víctima de todo tipo de atropellos en el país. Por qué pasaron de agache ante casos como el de la epidemia de dequeísmo de los ochenta o la impune institucionalización del uso incorrecto de los verbos socializar y colocar a comienzos de este siglo.

La respuesta tendría que ver, al parecer, con la experiencia vivida en el país recientemente por parte de uno de sus miembros de número, quién aterrizó en Bogotá para atender asuntos personales.

Asegura la fuente que al intentar cerrar un importante negocio en el banco le pidieron aperturar una cuenta, situación que lo puso en máxima alerta y le causó no poca molestia. Horas después llegó al hotel y encendió la TV justo cuando el comentarista criticaba a Millonarios por centralizar el juego por la mitad y renunciar a aperturar la cancha.

Preso de la ira, se puso en contacto a la mañana siguiente con Madrid, donde puso al equipo legal de la centeneria entidad a escarbar archivos que les permitieran tomar cartas en el asunto y fue ahí cuando apareció la disposición de marras, vino entonces el proceso “exprés” que terminó con la multa.

Actualidad Panamericana pudo establecer con fuentes de Palacio que el presidente Santos estaría dispuesto a acatar la decisión y que pedirá solidaridad al sector bancario, justamente uno de los grandes responsables de la misma. En su caso habría una consideración especial y es que es nada menos que descendiente de Caro, pero sobre todo teme que, de no hacerlo, sobrevenga una tutelatón a cargo de un equipo de expertos liderados por Cleóbulo Sabogal, quien está de plácemes con la medida.

Comentarios

Comentarios