Publicado el por en Judicial, Política, Salud y bienestar.

A la salida de una reunión con sus asesores para darle las puntadas finales a la posición que asumirá la entidad que dirige en el debate sobre la conveniencia o no de utilizar glifosato en la lucha contra los cultivos ilícitos, el Procurador General de la Nación, Alejandro Ordóñez aseguró que tal producto, entre otros, tiene la virtud de “estimular la producción de testosterona” entre los varones, “para forjar así hombres masculinos, recios y temerosos de Dios”.

Y fue entonces cuando, bromeando, lanzó una frase que causó tanto risas, como estupefacción e indignación entre los presentes: “Por ejemplo, a Juan Gabriel lo que le faltó fue glifosato de niño”. A lo que añadió: “de las zonas de cultivos ilícitos han salido tremendos varones, todos de pelo en pecho y espuma al orinar, que en la vida pedirían una ensalada para almorzar”. “Por eso es que al campo colombiano no ha llegado el flagelo de las minorías”, complementó un asesor queriendo agradar a su jefe quien si bien no lo respaldó, tampoco lo desmintió.

La postura del jefe del Ministerio Público guarda alguna similitud con aquella planteada por el Centro Democrático según la cual la suspensión de bombardeos a las Farc “dispararía la homosexualidad en el país“.

Comentarios

Comentarios